26 de septiembre del año 2021.- Hasta ahora, a tres años de la entrada del nuevo gobierno comandado por el presidente Andrés Manuel López Obrador no se ha cumplido con la principal exigencia de los padres y madres de las víctimas la aparición de los jóvenes normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

Hasta ahora no hay resultados concluyentes, y desde el nefasto gobierno de Enrique Peña Nieto han pasado siete años de aquella noche en la que los estudiantes de la escuela normal Rural Raúl Isidro Burgos fueron desaparecidos.

Fue la noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27, algunos alumnos cuyas edades oscilaban entre los 17 y los 25 años, partieron de la central de autobuses de Iguala a bordo de dos camiones de pasajeros. Las unidades, de acuerdo con el reporte del Grupo Interdisiplinario  de Expertos  Independientes fueron atacados por policías de Iguala, Cocula y civiles armados. El ataque armado duró al menos tres horas entre las cuales algunos jóvenes fueron asesinados, torturados, lesionados, perseguidos y 43 de ellos desaparecidos.

A 7 años todo sigue igual, sin avanzar, sin, sin castigo y sin esclarecer la desaparición de estos jóvenes.